Polígrafo: detector de mentiras

Polígrafo: detector de mentiras

Indice

Compartir
WhatsApp
Email
Compartir
Telegram

Indice

El polígrafo, también conocido como detector de mentiras, es una herramienta valiosa utilizada por las empresas en el proceso de Control de Confianza para garantizar la idoneidad y la integridad de su personal. Aquí destacamos algunos de los beneficios clave de utilizar el polígrafo en diversas etapas, ya sea para nuevos ingresos, evaluaciones periódicas o para casos específicos:

Identificación de riesgos potenciales.

El polígrafo ayuda a identificar posibles riesgos asociados con los candidatos o empleados, como comportamientos deshonestos, antecedentes delictivos o vínculos con actividades fraudulentas. Al detectar estas señales temprano, las empresas pueden evitar situaciones problemáticas en el futuro.

Mejora de la seguridad laboral.

Al garantizar que los empleados sean confiables y honestos, el polígrafo contribuye a crear un entorno laboral más seguro y protegido. Esto es especialmente importante en industrias donde la seguridad es una prioridad, como la seguridad privada, el transporte de valores o el manejo de información confidencial.

Reducción de riesgos legales y financieros.

Al prevenir la contratación de personal no confiable o con antecedentes problemáticos, las empresas pueden evitar posibles demandas legales, pérdidas financieras y daños a la reputación. El polígrafo ayuda a minimizar estos riesgos al proporcionar una evaluación adicional de la confiabilidad de los candidatos.

Fomento de la confianza y la transparencia.

La utilización del polígrafo en el proceso de Control de Confianza puede aumentar la confianza y la transparencia tanto entre los empleados como entre la dirección de la empresa. Los empleados confiables y honestos contribuyen a un ambiente de trabajo más armonioso y colaborativo.

¿Qué es el polígrafo?

El polígrafo es un dispositivo electrónico que registra y mide varias señales fisiológicas del cuerpo, como la presión sanguínea, la frecuencia cardíaca, la respiración y la conductividad de la piel, mientras el individuo responde a una serie de preguntas.

¿Cómo funciona?

Durante una prueba de polígrafo, el individuo es conectado a sensores que monitorean sus respuestas fisiológicas mientras un examinador le hace una serie de preguntas relacionadas con el tema en cuestión. Las variaciones en las señales fisiológicas pueden indicar niveles de estrés o ansiedad asociados con la mentira.

Estructura de las entrevistas.

Las entrevistas de polígrafo suelen constar de tres fases: una fase inicial de pre-entrevista para establecer la base de las respuestas fisiológicas, la fase de preguntas relevantes relacionadas con el tema en cuestión y la fase de preguntas de control para comparar las respuestas.

Porcentaje de confiabilidad.

Si bien el polígrafo se considera una herramienta útil para detectar la mentira, no es infalible y su precisión puede variar. Sin embargo, los estudios sugieren que el polígrafo puede tener un porcentaje de confiabilidad entre el 85% y el 95% cuando es administrado por examinadores capacitados.

Duración y tiempo.

La duración de una prueba de polígrafo puede variar dependiendo del número de preguntas y la complejidad del tema en cuestión. Por lo general, puede durar entre 1 y 3 horas, incluyendo la fase de pre-entrevista, las preguntas relevantes y las preguntas de control.

 

Usos más frecuentes del polígrafo en las empresas.

Los usos más comunes del polígrafo en las empresas incluyen la verificación de antecedentes de candidatos para puestos sensibles, la investigación de casos de fraude o robo, la evaluación de empleados para programas de seguridad y el monitoreo de la integridad en general.

Solicita un servicio.

Personaliza tu propio paquete de servicios, estudios y/o exámenes.